Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» IMPORTANTE!!!... o no
Dom Abr 03, 2016 5:33 am por Alkaios

» {Cambio de botones} Afiliado élite Amaranth
Dom Dic 29, 2013 7:59 pm por Invitado

» la lame contre la rage
Mar Dic 17, 2013 1:57 pm por Arcueid

» Anime Rol [Élite]
Lun Nov 25, 2013 10:34 pm por Invitado

» soy nuevo y nose que hacer
Mar Oct 08, 2013 11:26 pm por victorsoto

» Advertencia sobre foro afiliado "Amaranth"
Vie Oct 04, 2013 5:54 am por Invitado

» the story of my life
Sáb Ago 10, 2013 7:06 pm por Ren Yame

» The Fairy Land cambio de Boton } Normal
Jue Ago 01, 2013 9:46 pm por Invitado

» Confesionario
Jue Jul 25, 2013 4:50 pm por La Hire

Administradores



Moderadores



Ubicación:
Fuyuki
Temperatura:
15º - 25º
Clima:
Cálido
Photobucket Amaranth

King David

Ir abajo

King David

Mensaje por David el Jue Nov 15, 2012 2:57 am

Nombre: David

Edad: Aparenta alrededor de los 20 y tantos

Grupo: Servant.

Clase: Archer

Origen de la Leyenda: Año 1040 a.C., Belén de Judá / Antiguo testamento

Divinidad: Mínima, debido a su condición de antepasado de Cristo.

Alineamiento: Legal neutral

Descripción Psicológica

Dentro de la biblia, David es descrito en su presentación a Saúl como un hombre valiente, un guerrero, inteligente y buen mozo. En su enfrentamiento con Goliat, demuestra esas características, además de mostrarlo como un hombre que se enoja fácilmente cuando su religión es insultada - Motivo por el que decide ir contra Goliat -, a pesar de eso, mantiene su serenidad en las situaciones más estresantes, evaluando sus probabilidades de una manera realista. Desde su punto de vista, “Todos los humanos forman parte del plan de Dios” por lo que cada uno de ellos debe ser respetado aunque posee una debilidad por las mujeres.

Durante su vida, tuvo numerosos y variados éxitos; fue un guerrero, un hombre de acción que se enfrentaba a grandes enemigos – Como Goliat – por su propia cuenta; poeta, componía melodías que endulzaban cada corazón con ayuda de su arpa; amante tierno, demostraba lo que sentía por su mujer con palabras tiernas y encantadoras; enemigo generoso, porque podía perdonar la vida de quién decidiera, sin embargo, también podía quitarla aunque buscaba que fuera indoloro; una persona justa que buscaba impartir el bien por cada rincón de sus reinos y amigo leal.

Descripción Física

Aunque es sabido que en raras ocasiones la apariencia de un Servant puede diferir de la apariencia real del Espíritu debido a interferencias como alteraciones en la leyenda, en la fama o en las habilidades del Héroe, la del Archer que representa a David, Rey de Israel, es una copia fiel a las representaciones bíblicas y legendarias del héroe, al menos en su época de juventud, lo que da una idea aproximada de cómo lucía realmente. Se trata de un joven que aunque delgado y con un cuerpo aparentemente frágil, algo enclenque, pero que goza un gran vigor, producto de la fuerza de su fe y de su espíritu.

Lo primero que golpea la vista es su rubia cabellera, de mediana longitud y que suele llevar naturalmente despeinada con mechones en todas direcciones, algo común si se tiene en cuenta la era de la que proviene este Rey de Israel, estos mechones son de un rubio arraigado como la de las espigas de trigo que son cosechadas. Los rasgos faciales que esta cabellera acompaña son sus ojos de un profundo color azul, una nariz con tendencia triangular, unos delgados labios y un rostro ovalado y con una piel que no muestra ninguna cicatriz visible.

Si bien en su rostro es donde se encuentran la mayoría de cualidades distintivas sucede lo opuesto en el resto de su persona ya que su cuerpo en general no tiene muchas cualidades notables pues fácilmente es confundible con el de una persona del corriente de aquellas que tanto abundan en las calles, y es que aunque su porte extranjero es innegable su constitución ligera y su estatura cercana a la del promedio y su piel de un tono bastante común.

Habilidades Innatas:

Protección Divina

Terapia Musical


Historia
¿Esos son todos tus hijos? – Preguntó Samuel. Jesé respondió: No, falta el menor que cuida el rebaño

David era bisnieto de Rut y Booz, y el menor de ocho hermanos, y desde niño fue pastor de ovejas. Ocupado en este trabajo adquirió el coraje que luego supo desplegar en el campo de batalla y el tierno cuidado que tuvo para con su manada, que más tarde habría de ser tema de sus canciones acerca de los atributos de su Dios. Como José, sufrió la mala disposición de sus hermanos mayores, que le tenían envidia, posiblemente por los talentos con que Dios lo había favorecido.

Cuando Dios rechazó a Saúl como rey de Israel, David le fue revelado a Samuel como su sucesor, y por ello el profeta lo ungió en Belén sin ninguna ostentación.

Uno de los resultados del rechazo de Saúl fue que el Espíritu de Dios se retiró de él, provocando como consecuencia una gran depresión en su propio espíritu. Se advierte una impresionante revelación del propósito divino en la providencia por la cual David, destinado a reemplazar a Saúl en el favor y los planes de Dios, es elegido para socorrer al rey caído en sus momentos de melancolía. De esta manera, la vida de estos dos hombres estuvo íntimamente ligada.

Saúl nombró a David como su paje de armas o escudero. Luego el conocido incidente con Goliat, el campeón filisteo, lo cambió todo.

La agilidad y habilidad de David con la honda le permitió vencer al fuerte y pesado gigante, cuya muerte fue la señal para la derrota por parte de Israel de las fuerzas filisteas. Quedó abierto el camino para que David hiciera suya la recompensa prometida por Saúl: la mano de la hija del rey, y liberación de impuestos para toda la familia de su padre. Pero un factor inesperado cambió el curso de los acontecimientos: los celos que sintió el rey ante el nuevo campeón de Israel. Cuando David regresaba, después de haber matado a Goliat, las mujeres israelitas le dieron la bienvenida cantando “Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles”. Saúl, a diferencia de su hijo Jonatán en una situación parecida, se sintió herido y, se nos dice, “desde aquel día no miró con buenos ojos a David”.

El trato de Saúl para con David comenzó a ser cada vez menos amistoso, y en un momento dado vemos al joven héroe nacional salvándose de un ataque brutal contra su vida por parte del rey. Sus honores militares le fueron reducidos, fue defraudado en cuanto a la esposa prometida y unido en matrimonio a la otra hija de Saúl, Mical, después de llegar a un arreglo que tenía por objeto causarle la muerte. Parecería, que había en la corte de Saúl un grupo que fomentaba deliberadamente las desinteligencias entre Saúl y David, y el estado de cosas entre ellos se fue deteriorando paulatinamente.

Otra tentativa infructuosa de Saúl de matar a David con su lanza fue seguida por un intento de arresto, que se vio frustrado por una estratagema de Mical, la esposa de David. Un rasgo notable de este período en la vida de David es la manera en que los dos hijos de Saúl, Jonatán y Mical, se aliaron con David contra su propio padre.

Las etapas siguientes en la historia de David se caracterizan por constantes huidas ante la implacable persecución de Saúl. No le es posible a David descansar en un solo lugar por mucho tiempo; profeta, sacerdote, enemigo nacional: ninguno puede ofrecerle refugio, y los que le ofrecen ayuda son cruelmente castigados por un rey enloquecido de rabia.

Después de escapar apenas de los jefes militares de los filisteos, por fin David logró organizar la banda de Adulam, que al principio estaba constituida por un grupo heterogéneo de fugitivos, pero que más tarde se transformó en una fuerza armada que asolaba a los invasores del exterior, protegía las cosechas y el ganado de las comunidades israelitas ubicadas en lugares remotos, y vivía de la generosidad de estas últimas.

Uno de estos acaudalados hacendados, Nabal, se negó a reconocer su deuda para con David; este incidente es interesante pues presenta a Abigail, que luego habría de ser una de las mujeres de David. En dos ocasiones, David le perdonó la vida a Saúl, como consecuencia de una mezcla de piedad y magnanimidad.

David, ante la imposibilidad de frenar la hostilidad de Saúl, llegó a un acuerdo con el rey filisteo, Aquis de Gat, y le fue concedida la ciudad fronteriza de Siclag como recompensa por el uso ocasional de su banda de guerreros.

Sin embargo, cuando los filisteos se lanzaron decididamente a pelear contra Saúl, sus jefes militares tuvieron cierto recelo ante la presencia de las tropas de David en sus filas, temiendo que a última hora pudiera producirse un cambio de lealtad, motivo por el cual David no tomó parte en la tragedia de Gilboa, tragedia que más tarde lamentó en una de las más hermosas elegías que se conocen.

Una vez muerto Saúl, David buscó conocer la voluntad de Dios, quien lo guió a que volviera a Judá, la zona de su propia tribu, donde sus compatriotas lo ungieron rey. David fijó su residencia real en Hebrón. Tenía ya 30 años de edad, y reinó en Hebrón durante siete años y medio.

Los primeros dos años fueron ocupados en una guerra civil entre los defensores de David y los antiguos cortesanos de Saúl, que habían consagrado a Es-baal (Is-boset), hijo de Saúl, como rey en Mahanaim. Es muy probable que Es-baal no haya sido más que un títere en manos de Abner, el fiel seguidor de Saúl.

Cuando estos fueron asesinados, toda oposición organizada contra David terminó, y fue ungido rey sobre las doce tribus de Israel en Hebrón. De allí transfirió en seguida la capital de su reino a Jerusalén.

A partir de este momento comenzó el período más exitoso del largo reinado de David, que habría de prolongarse otros 33 años. Debido a una excelente combinación de coraje personal y hábil conducción militar encaminó a los israelitas hacia una sistemática y decisiva subyugación de todos sus enemigos (filisteos, cananeos, moabitas, arameos, edomitas, y amalecitas), de tal manera que su nombre hubiera adquirido fama en la historia independientemente de su significación para el plan divino de la redención.

La debilidad de las potencias de los valles del Nilo y del Éufrates en ese entonces le permitió, mediante conquistas y alianzas, extender su esfera de influencia desde la frontera egipcia y el golfo de Ácaba hasta el Éufrates superior.

Después de conquistar la supuestamente inexpugnable ciudadela de los jebuseos, Jerusalén, la transformó en capital de su reino, desde donde pudo vigilar las dos grandes divisiones de sus dominios, que más tarde se convirtieron en los dos reinos divididos de Judá e Israel. Se edificó un palacio, se construyeron carreteras, se restauraron las rutas comerciales, se aseguró la prosperidad material del reino. Sin embargo, esta no podía ser la única, ni siquiera la principal, ambición de un “varón conforme al corazón de Dios”, y pronto se pone de manifiesto el celo religioso de David. Hizo volver el arca del pacto desde Quiriat-jearim, y la colocó en un tabernáculo especial construido para ese fin en Jerusalén.

Durante el viaje de retorno del arca ocurrió el incidente que provocó la muerte de Uza. Gran parte de la organización religiosa que habría de enriquecer más tarde el culto en el templo debe su origen a los arreglos para el servicio religioso en el tabernáculo construido por David en esa época. Además de su importancia estratégica y política, Jerusalén adquirió de esta manera una significación aun mayor desde la perspectiva religiosa, con la cual se ha asociado su nombre desde entonces.

Debe ser motivo de asombro y temor reverencial para el creyente el tener presente que fue durante este período de prosperidad exterior y de aparente fervor religioso que David cometió el pecado mencionado en las Escrituras como “lo tocante a Urías heteo”.

La significación y la importancia de este pecado, tanto por su atrocidad como por sus consecuencias en toda la historia subsiguiente de Israel, no pueden exagerarse. David se arrepintió profundamente, pero el hecho había sido consumado, y ha quedado como una demostración de cómo el pecado arruina los propósitos de Dios para sus hijos. El patético y angustioso clamor con que recibió la noticia de la muerte de Absalón no fue sino un débil eco de la agonía de un corazón que sabía que esa muerte, y muchas más, formaban parte de una cosecha que era fruto de la concupiscencia y el engaño sembrados por él mismo en años anteriores.

La rebelión de Absalón, en la que el reino del norte permaneció leal a David, pronto fue seguida por una sublevación por parte del mismo reino del norte organizada por el benjamita Seba. Esta sublevación, como la de Absalón, fue aplastada por Joab. Los últimos días de David fueron amargados por las maquinaciones de Adonías y Salomón, que aspiraban al trono, como también porque se daba cuenta de que el legado de luchas intestinas profetizado por Natán todavía tenía que cumplirse cabalmente.


Nota: Datos faltantes enviados por mensaje privado.
avatar
David

Mensajes Mensajes : 3

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.