Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» IMPORTANTE!!!... o no
Dom Abr 03, 2016 5:33 am por Alkaios

» {Cambio de botones} Afiliado élite Amaranth
Dom Dic 29, 2013 7:59 pm por Invitado

» la lame contre la rage
Mar Dic 17, 2013 1:57 pm por Arcueid

» Anime Rol [Élite]
Lun Nov 25, 2013 10:34 pm por Invitado

» soy nuevo y nose que hacer
Mar Oct 08, 2013 11:26 pm por victorsoto

» Advertencia sobre foro afiliado "Amaranth"
Vie Oct 04, 2013 5:54 am por Invitado

» the story of my life
Sáb Ago 10, 2013 7:06 pm por Ren Yame

» The Fairy Land cambio de Boton } Normal
Jue Ago 01, 2013 9:46 pm por Invitado

» Confesionario
Jue Jul 25, 2013 4:50 pm por La Hire

Administradores



Moderadores



Ubicación:
Fuyuki
Temperatura:
15º - 25º
Clima:
Cálido
Photobucket Amaranth

The broken smile [ Johan Asselborn]

Ir abajo

The broken smile [ Johan Asselborn]

Mensaje por Johan Asselborn el Vie Feb 22, 2013 10:13 pm

Nombre: Johan Asselborn

Edad: Más de 700 años, aparenta 24.

Especie: Vampiro.

Grupo: Dead Apostle.

Lugar de nacimiento: Europa occidental, Austria.

Origen:
Distorsión.

Alineamiento: Neutral bueno

Descripción Psicológica:

En un comienzo era alguien soñador, calmado y comprensivo, dispuesto a ayudar siempre que pudiera, esos ideales se vieron corrompidos con el paso del tiempo. Lo cual no significaba que hubiera dejado de preocuparse por los demás, sin embargo la madurez le hizo entender que no todo es bien y que para proteger a uno hay que herir a otro. Alguien que utiliza el combate como arma y escudo, pero no como diversión podría decirse que es el tipo de sujeto que es Johan, nunca herirá sin razón alguna ni dejara de proteger a los que ama, por más que eso conlleve a matar a otro. Eso es lo poco que queda de su modo de vivir humano, desde que se hizo vampiro es desconfiado, y aun mas solitario que antes, sonriendo cada vez menos e incluso pensando en el suicidio cada vez que debe alimentarse. No es alguien que se deje llevar por los placeres mundanos, prefiere callar y observar, su transformación le quito esa alegría distante de siglos atrás, carcomiéndose como un pedazo de hierro. Rara vez se muestra fuera de control, la mayoría de las veces que ocurre es a causa de su hambre, lo cual le deprime y lo vuelve aun mas frió. No odia a los demás, el trata de aniquilar ese sentimiento de su ser, mas bien se inclina a la piedad. Son pocas las veces que se lo ve quejándose y normalmente sigue una orden o comando si lo ve apropiado. El temor, si tiene temores, le teme a la traición más que a nada, le teme a enfrentarse a lo que una vez protegió, y por eso le duele cuando observa mentiras y desconfianza entre las personas, a tal punto que prefiere la muerte.

Descripción Física:

Los años le han hecho cambiar mucho su aspecto en cuanto a forma de vestir, peinados, barba y demás atributos de las modas pasajeras, ya sea de un siglo o unos meses. Hoy en día luce completamente afeitado y con cabello algo largo y desenmarañado, no muy lejos de parecer algo peinado, una ventaja de tener el cabello negro y oscuro como un pedazo de carbón. Su piel es algo pálida pero nada exagerada, al menos no mientras utilice sus habilidades vampiricas o se vea influenciado por los estigmas de su raza, tales como el deseo de alimentarse. En cuanto a musculatura no es un físico culturista ni un aficionado a las frituras, más bien es el de alguien que mantiene su figura y la acompaña con algo de ejercicio. Uno de sus ojos siempre se mantiene rojo, lo cual muestra una especie de “defecto” en su estado, pero no pasa de ser algo meramente físico, sin embargo esto no evita que un conocedor desconfié de el al instante y hasta se entere de su identidad. Cayendo en el estereotipo usa ropas oscuras en su mayoría, aunque no tiene problemas en variar su vestuario de vez en cuando. En batallas que considera importantes suele vestir ropas de combate muy antiguas, con tal de traer honor a su viejo puesto como caballero y soldado.

Historia:

-Diario de Johan, cronicas-

Siglo XII-XII

-El camino de un idealista-

Un joven de apenas 10 años de edad toma por primera vez una espada, su padre se la obsequio, es pesada, pero brilla intensamente y los ojos del niño se iluminan, desde ese día quería ser un soldado como su padre, para proteger el reino y dar paz a las ciudades que recen comenzaban a fundarse. Con una simple rama comienza a practicar hasta el cansancio, desgastándose las manos y nudillos con palos y troncos. Hasta que a los 13 entra en las escuadras de la milicia, donde un viejo capitán le enseña a dominar la espada y las máximas de un caballero. Meses después su padre muere en una disputa contra un pueblo acusado de herejía, su madre quedo viuda y se volvió a casar debido a su belleza, nunca mas volvió a saber de su familia desde entonces. A los 15 años comenzó a desempeñarse como guardia del portón de una pequeña ciudadela, salvando a muchos de un ataque enemigo al descubrir la estrategia que el enemigo iba a tomar, y no solo eso, si no que también demostró una gran afinidad con las espada, sorprendiendo a sus camaradas y superiores. Dos años pasaron y cada vez notaba mas como el ejercito solo se regia por las ordenes de un avaro rey y sus consortes, no había bien en aquello, solo muerte, los ideales de su niñez habían muerto. Aquí abandono el ejército formalmente, dedicándose a ser un justiciero a mano propia, bajo los ideales de su padre.

-La vida de un soldado vagabundo-


Los años pasaron, ya con 20 era un respetable guerrero, en los alrededores le apodaron “el soldado invencible” nadie podía derrotarlo, sin embargo la grandeza no era lo que buscaba, solo seguía su camino ayudando a quien pudiese, matando a los que bandidos que pudiese con tal de lograr la estabilidad. De posada en posada pasaron dos años y medio, todo era igual nada cambiaba y eso no le importaba, al contrario le daba paz y una tranquilidad que pocos han logrado alcanzar. Pero algo faltaba, y un día un sacerdote le invito a formar parte de una orden secreta dentro de la iglesia, como un soldado de la misma, durante un año estudio los evangelios y escrituras, mientras le entrenaban se hizo conciente de el origen de su alma, la distorsión, un origen que se basaba en el principio de la interpretación de al realidad de diferentes formas, sin concretarse nunca. A partir de aquí me considero mas digno de hablar de lo siguiente de manera en que los hechos los narro en primera persona y no tercera, ya que me considero una persona diferente después de conocer los principios de la Iglesia y el mundo sobrenatural, con lo cual mi inocencia humana queda desvanecida desde antes del cambio.

-Ella-

Tres años pasaron desde su entrada a la iglesia y ya se disponía como ejecutor de la misma, de bajo rango claro, según me había enterado al igual que su padre había sido, aunque mas bien era un mero apoyo o carne de cañón sobrevalorada. Me había enterado que la iglesia había tenido problemas con una región por herejías y sospechas de paganismo, por lo que acompañados de un fraile algo particular nos adentramos a una región pantanosa y rodeada de bosques, en medio frente a un desolado rio encontramos una aldea, llena de cadáveres…no parecía haber sobreviviente alguno en la región. Paso el día y sobrevino la noche, nos dispersamos un poco creyendo que el peligro había pasado, por lo que me limite a intentar dormir como el resto. Así fue como en medio de la noche el fraile apareció decapitado, la sangre nos manchaba, nos alejamos, algunos se dispersaron, sus gritos se oían venir de todas direcciones y yo me encontraba solo cuando cesaron, no había nadie a mi alrededor, solo vi una silueta, me aproxime entre las casas, cuidándome de no ser visto. Antes de que pudiera dar un paso algo se irguió frente a mí, un cuerpo sin vida de repente comenzó a moverse en busca de mí, era torpe por lo que rematarlo no fue problema, el infierno sobrevenía a mi persona. Me abrí paso encerrado por aquellos cuerpos fantasmales, sin posibilidad de escapar de la villa con vida. Entre mi avance note algo detrás de la esquina de una de aquellas casas, una melena y permanecía estática, daba la impresión de una mujer viva. A sabiendas de que moriría sin mi ayuda me le acerque, tomándole de la mano apenas tuve oportunidad y diciéndole con apuro que debíamos huir, sermoneándole por quedarse allí expuesta. Le guié hasta el centro de la plaza principal, hasta allí pudimos avanzar, nos rodeaban, pero yo no sabia que eran ni quienes eran responsables de esto. Le dedique una mirada llena de culpa por no poder evitarle tal desagradable muerte, pero luego le sonreí, y le dije que todo estaría bien, tras aquello me lance contra aquellos seres, luchando con todas mis fuerzas, así fue como al amanecer con mi cuerpo al limite observe como se desintegraban y caí desmayado entonces.

-Días apacibles-

El tiempo pasó y acogí a esa mujer como mi protegida, una amiga de confianza más que todo, no me incomodaba su presencia y no sentía necesidad de apartarla de mi lado cuando las cosas se ponían malas. En cuanto a la Iglesia, creyeron que morí al igual que los demás, de todas formas no me valía pasar por lo mismo otra vez, según había investigado lo que había encontrado en la aldea eran Ghouls, pero eso lo descubrí décadas después. Todo iba bien, nada parecía fuera de lo normal, la vida era un mar de risas y días tranquilos. Pasaba el tiempo enseñándole el arte de la esgrima, pero ella me superaba en creces en cuanto a conocimiento. A veces salía en medio de la noche, yo procuraba mostrar ignorancia ante ello, no era mi mujer, solo alguien de confianza, y no juzgaría sus gustos o asuntos personales.

-Hombre muerto-

Este fue el día que marco el transcurso de mi vida para siempre, hasta entonces todo había sido calmado, pero aquel día no la encontraba a ella por ningún lado, no había vuelto y eso me preocupo, fue entonces cuando la encontré. Estaba en un callejón de aquella ciudadela, no podía mirarle a los ojos pero sabía que algo estaba mal, una gota de sangre surcaba desde la comisura de sus labios hasta su barbilla, me aparte de ella algo sorprendido. Vi sus ojos color sangre y sentí un deseo de matar de su parte, solo le pude decir que esperaba mas de ella, la situación estaba ya sentada, pretendía matarme. Alce mi espada para asestarle un golpe mortal pero desistí y desvié el golpe, sintiendo una fuerte presión en mi corazón al instante y mi vista se nublo, solo recuerdo haberle dicho que tuviera suerte en su vida. Allí fue cuando morí.

-Amanecer rojo-

Recuerdo haber despertado con mucho dolor sobre una pila de paja de un viejo molino, me sentía fatal y tenia una gran cicatriz ya curada en el pecho, me sentía extraño y la cabeza me daba vueltas, así como me ardía el cuello. Tenía dos punzadas, al igual que aquellos sujetos en la villa, creí que no duraría mucho, pero al cabo de unos días me sentía fenomenal, apenas me preguntaba del porque de todo esto o de la suerte de ella. Tras una semana un hambre descomunal ya arremetía mi cuerpo, ningún pan o carne satisfacía dicha falta, solo cuando el instinto me llevo a transitar el oscuro bosque y toparme con una banda de bandidos me di cuenta, al atravesarle el tórax con unas garras que antes no tenia, que lo que quería era aquel liquido vital. Esa noche me sacie, y al ver el amanecer supe que era otro. Un par de años pasaron y me entere de lo que era, un vampiro, o mejor dicho un apóstol muerto. No sabia quien me había convertido, pero ella no podía ser aquel ser que me coloco esta maldición. Solo supe que la conexión extraña que sentía con otro, según supe, de mi misma clase, desapareció, le habían asesinado.

Siglo XVII

-Hombre ahorcado-

Eh aprendido los estatutos y principios que rigen este mundo, desde la magia hasta mis iguales, e incluso la Iglesia de la cual una vez fui parte. Me han perseguido desde mis primeros días, eh sabido arreglármelas y ganar poder, últimamente eh estado estudiando los principios del vampirismo con tal de encontrar una cura contra mi mal, o al menos suplir la necesidad de dañar a otros. Me encuentro en una situación difícil en caso de no poder lograr cualquiera de mis dos objetivos, ya que si no tarde o temprano seré cazado.

Siglo XVIII- XIX

-Dios es maquina-

Un rumor recorre todo el continente, tres familias han logrado crear una maquina que produce milagros, eh tratado de investigar sobre el tema, incluso meterme en la creación de tal artefacto, pero no eh tenido éxito. Semanas después se ha informado que varios de los involucrados resultaron en una masacre, aparentemente solo uno puede utilizar dicho artefacto, descarto la posibilidad de conseguir tal objeto.


Siglo XXI

-Descarte-

Y aquí me encuentro recitando viejas memorias, tiempo ah pasado ya desde mi nacimiento y mi transformación, y aquí estoy con mas de 700 años aun sin saber que hacer con el poder que eh obtenido, aun luchando contra mis cazadores y maldiciendo mi enfermedad. Han pasado muchos años desde que supe del grial, ya han pasado varias guerras desde su creación, sinceramente es irónico, ni aunque la humanidad cree un método de cumplir sus deseos puede llegar a alcanzarlos.


Ojos Místicos: -

Poder Vampírico:

Origen: Distorsión

Normalmente no significaría nada más que un simple modo de actuar de acuerdo a los registros Akashikos, sin embargo a través de los años y con severos experimentos sobre su alma ah logrado trascender y despertar su naturaleza mediante su poder como DA. La distorsión en si hace referencia a lo que no permanece estático y se distorsiona en si mismo con tal de crear nuevos conceptos, en síntesis funciona de la misma forma que un arma conceptual. Esto significa la capacidad de reescribir su propia existencia (lo cual no amerita un 100% de éxito, por lo que se cambian algunos detalles), tal es la efectividad de esta habilidad que incluso tras ser cortado por los ojos místicos de la muerte se podría revivir, sin embargó tiene una falla, y esa falla consiste en lo siguiente. Si un arma conceptual o ataque arrasa completamente con su cuerpo no tiene oportunidad de sobrevivir, ya que su propia existencia se vería tan reducida y tan esparcida que no tendría posibilidad de reescribirse. Tal habilidad provoca un desgaste enorme tras su uso, siendo imposible usarla dos veces en un mismo combate si no se recuperan fuerzas. Usos: 1.


Omnimous Sword

Es un arma conceptual desarrollada por la Iglesia que en un momento fue robada por Johan mientras aun estaba en pleno estado de prueba, esta arma permite al usuario atravesar defensas y rechazar ataques basados en la utilización de mana y prana. Ya que se su poder reside en disolver la estructura que da forma a dichas aglomeraciones, y dispersarlas en el ambiente al hacer contacto.

Extra:


-Es gustoso de la música, no importa el tiempo o lugar mientras la melodía sea agradable a sus oídos.
-Odia los animales que viven permanentemente en los hogares.
-Le encanta la comida picante y no siente duda al quemarse la boca.
-Siempre lleva un arma de fuego.
avatar
Johan Asselborn

Mensajes Mensajes : 2

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.